¡Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces!

Buscar este blog

Y si quieres enterarte de las novedades...

IMPORTANTE

El blog abre sus puertas de nuevo. ¡Encantado de que nos volvamos a ver!

miércoles, 9 de septiembre de 2015

La mejor actriz

Te crees que la conoces.
Estás a su lado.
La ves caminar. La ves hacer el tonto. La ves jugando. La ves corriendo. La ves abrazando. La ves apoyando a la gente. La ves dando consejos. La ves bailando. La ves sonreír. La ves reír a carcajadas... La ves feliz.
Pero, ¿y si no fuera así?
Ella sentía un enorme vacío en su pecho. Se hundía, podía sentirlo. Como si se estuviese ahogando e intentase salir del agua, intentando dar un último respiro y no pudiese llegar a la superficie.
Como si estuviese atrapada en un remolino de agua turbia, fría y oscura; que la arrastraba de un lado a otro. Sin ella poder hacer nada. Sin poder salir.
Y oía su grito. Un grito que decía que se esforzase, que luchase, que saliese de ahí. Pero fue un grito en vano. Hace tiempo que el agua le cubrió los oídos y su ruido es más fuerte.
Ella era la mejor actriz de todos.
Podía fingir que todo estaba bien cuando no era así. Podía sonreír cuando lo único que quería era mandar todo a la mierda. Podía fingir dormir cuando en realidad se estaba ahogando en lágrimas. Y, ella podía dar el amor que le pedías, cuando en realidad ella necesitaba más.
El telón se cerró y nadie la aplaudió.
Ella era la mejor actriz de todos y ni siquiera actuaba para una obra de teatro.


Bueno, pues este es un texto un tanto raro que he escrito, espero que os guste.
Att: Inés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario